La alegría es el afecto que se produce cuando usamos nuestras capacidades. En mayor medida que la felicidad, es la meta de la vida, porque es la emoción que acompaña la realización de nuestra naturaleza como seres humanos. La alegría se basa en la experiencia de la propia identidad como seres con valor y dignidad, capaces de afirmarse en su ser, si fuera necesario, frente al resto de los seres y de la totalidad del mundo inorgánico.
Rollo May

Las fuerzas que se asocian para el bien no se suman, se multiplican.
Concepción Arenal